Enviado por juanonlab el Mar, 26/03/2019 - 18:56
Pensamientos negativos

En internet se pueden encontrar multitud de artículos sobre diversos de temas, pero aquellos que tratan sobre la salud mental, en mi opinión, escasean.

En esta entrada voy a hablar de los pensamientos recurrentes o pensamientos rumiantes o como quieras llamarlos. Un pensamiento rumiante es aquel pensamiento que vuelve una y otra vez, una y otra vez y que no aporta nada a tu presente ni a tu futuro. Es un pensamiento normalmente basado en algún hecho pasado que ya no tiene arreglo, pero se ha enquistado en tu cerebro y aparece de manera más o menos aleatoria (y frecuente).

Un ejemplo de este pensamiento recurrente podría ser el de alguna ruptura sentimental. Por ejemplo: terminas mal con tu novio o novia y no le dices toooodo lo que querías decirle.

Después de un tiempo de luto sentimental vuelve como pensamiento recurrente del estilo: "le tenía que haber dicho todo lo que pensaba...¡con lo bueno o buena que he sido con ella!". Pasan los meses y de cuando en cuando viene este pensamiento. Esto es un pensamiento recurrente de manual.

Otros ejemplos podrían ser: aquella decisión equivocada que tomaste, no aceptar aquella oferta de trabajo tan buena... todas tienen algo en común. El nexo común es que son acciones pasadas que no tienen solución alguna, es algo que pasó que vive en el pasado sin efecto en el futuro... pero ahí están de vuelta cada cierto tiempo a tu mente.

Ahora empieza lo gracioso. Se lo cuentas a un amigo y... ¿qué te dice?: ¡No te rayes!

Pero con ese consejo no parece que la cosa vaya a mejorar.

Las personas no somos máquinas, no nos levantamos a las 6:45 como un reloj y nos vestimos, desayunamos y nos vamos al trabajo todo ello sin ningún pensamiento fuera de realizar estas tareas.

Somos personas que podemos pensar cosas del estilo:

  • Me he despertado 15 minutos antes de sonar el despertador y ahora... ¿qué hago?
  • No me apetece ir al trabajo
  • Mañana tengo que entregar un informe y no sé si me va a dar tiempo
  • Hoy hace un bonito día
  • Debería desayunar más sano, con avena... qué asco...
  • ...

Y con nuestro saco de pensamientos nos vamos al trabajo. La carga de pensamientos dependiendo de las personas puede ser más o menos pesada independientemente de si son buenos o malos pensamientos.

Pensar que a lo mejor no te da tiempo a entregar un informe es un pensamiento que advierte que tienes que darle una solución, tiene una utilidad. Pero a lo mejor mientras intentas terminar el informe te aparece un pensamiento recurrente y te distrae de tu tarea. Pueden llegar a ser un estorbo en tu día a día. 

Por curiosidad leí sobre este tipo de pensamientos y encuentras artículos muy interesantes sobre el tema.Os animo a que investiguéis y comparéis soluciones que se proponen. Opino que la solución a estos pensamientos no es sencilla porque como he dicho no somos máquinas que podamos ejecutar código en plan:

if (pensamiento.getTipo() = RUMIANTE) {
 cerebro.borrarPensamiento(pensamiento.getId())
} 

Es complicado mantenerlos alejados; pero sí que deberías ser consciente de que no deberías retenerlos mucho en tu cabeza.

Digamos que hay dos escuelas para tratar estos pensamientos:

- No dejarlo pasar a tu cerebro cuando veas que quiere entrar

- Dejarlo entrar para invitarlo a salir a la mayor brevedad posible

Prefiero la segunda opción. La primera opción genera estrés porque siempre vas a estar pensando si vuelve o no vuelve ese pensamiento. La segunda opción es mucho más cómoda, cuando llegue el pensamiento lo señalas, analizas que no aporta nada a lo que actualmente tratas y te centras en lo que estabas haciendo.

Lo que me gustaría resaltar es que pensamientos rumiantes inofensivos pueden crear un verdadero problema cuando se repiten sin cesar y no intentamos ponerle freno. Si afectan a tu día a día, si al recordar el pensamiento te sientes muy desanimado...En estos casos deberías hablar con algún familiar, conocido o pedir ayuda profesional.

Al cerebro además le gustan bastante este tipo de pensamientos, regocijarse en el drama de situaciones que quizás no sean tan graves. Aunque no es fácil no dejes que pensamientos improductivos carguen tu día a día y no te dejen realizar tareas que si lo son (disfrutar de la familia, realizar tu trabajo, actividades de ocio...)

El estudio del cerebro es un campo con mucha investigación por delante. Todos tenemos multitud de pensamientos en nuestro día a día; pero cuando alguno te impide realizar tu vida de manera habitual es cuando debes prestar atención al mismo y pedir ayuda si fuera necesario, nunca te lo dejes para ti sólo.

Temas como salud mental, suicidio o depresión parecen temas tabú en la sociedad actual, se trata poco en los medios de comunicación en mi opinión.

Así que ya sabes... ¡No te rayes! ;-)

 

Añadir nuevo comentario